Bienvenidos al Portal de Angel de la Guarda / On line desde 2003 / contacto: info@angeldelaguarda.com.ar
 
Google
 

 

 

Afirmaciones Positivas - Fuente: De angeles y mensajes

Los objetivos y las afirmaciones pueden capacitarte fácilmente para utilizar tu mente a fin de crear en todo momento una realidad hermosa para tí mismo y para los que te rodean.
Una afirmación es un pensamiento positivo que escoges conscientemente para introducirlo en tu conciencia y así producir los resultados deseados. En otras palabras, lo que haces es darle a tu mente la idea de un propósito. Tu mente producirá cualquier cosa que quieras si le das la oportunidad. A través de la repetición, tú puedes alimentar tu mente con pensamientos positivos y conseguir la meta deseada. La mente humana suele utilzarse equivocadamente cuando no se emplea de manera consciente y con un objetivo claro.

Los objetivos y las afirmaciones pueden capacitarte fácilmente para utilizar tu mente a fin de crear en todo momento una realidad hermosa para tí mismo y para los que te rodean.

El principio de las afirmaciones consiste en elegir los propios pensamientos y utilizarlos repetidamente el número de veces que sea necesario para que su fuerza creativa produzca resultados en el mundo real.

Las afirmaciones son cambios de actitud, son datos positivos introducidos en el "ordenador" interior. Son Metas del pensamiento. Son declaraciones fuertes y positivas que atraen prosperidad, curación, fortaleza. Levantan el ánimo.

Es importante encontrar las afirmaciones que te convienen y que necesitas, solo has de buscar dentro de tí mismo. Una manera eficaz de practicarlas, es en primer lugar eligiendo la afirmación que más te convenga para tu estado actual. Cada día se escribe en un cuaderno para tal fin, 20 veces tu afirmación por la mañana y 20 por la noche. Todos los días durante un mes a ser posible. Y a su lado escribir el pensamiento que desaloja. Es decir el pensamiento de rechazo o resistencia contrario que se puede aparecer en la mente. Por ejemplo, si tu afirmación es:

1.- "Yo, mi nombre, ahora tengo lo que necesito"............ (no creo que funcione)
2.- "Yo, mi nombre, ahora, tengo lo que necesito"............(y lo que necesito en mucho)
3.- "Yo, mi nombre, ahora, tengo lo que necesito" ...........(me siento estúpido)
Es necesario que búsques tu propia afirmación, conveniente a tu vida y tu momento actual.

  • Mi cuerpo es un lugar seguro, comodo y placentero donde estar.
  • Merezco relaciones divertidas, fáciles y que me apoyen.
  • Soy bastante, tengo bastante, hago bastante.
  • Ahora reafirmo todo mi poder personal.
  • Tengo todo lo que necesito para conseguir todo lo que quiero.
  • Tengo derecho a sentir lo que siento.
  • Soy una buena persona sienta lo que sienta.
  • Merezco ser feliz.
  • Yo ahora me acepto tal y como soy.
  • Soy inocente.
  • Me perdono a mi mismo por pretender ser culpable.
  • Mi vitalidad es una fuerza curadora del planeta.
  • Mi placer complace a los demás.
  • La gente está a salvo en mi presencia y no necesita mi protección.
  • Tengo buen natural.
  • Merezco tenerlo todo.
  • Me quiero en presencia de los demás.
  • Mi presencia es naturalmente agradable para mi y para los demás.
  • Ahora soy la persona que siempre quise ser.
  • Es seguro para mi compartir mis sentimientos.
  • Es bueno para los demás compartir mis sentimientos.
  • Estoy dispuesto a tener éxito aunque suponga agradar a mis padres.
  • Tengo poder para triunfar.
  • Confío en mi mismo, confío en mi intuición.

    Soy una persona robusta, fuerte y sana, enamorada de la Vida.
    Me perdono por mis viejas creencias limitadoras. Ahora tengo pensamientos nuevos y me creo una vida nueva.
    Amándome yo enseño a mis hijos a amarse y respetarse a sí mismos.
    Llevo una vida llena de amor, dicha, paz y prosperidad.
    Mi futuro es esplendoroso y nuevo. Espero con ilusión el mañana.
    Estoy a salvo; esto es solo un cambio. El cambio es normal y natural.
    Aprendo rápido y sin esfuerzo; soy mucho más inteligente de lo que pensaba.
    Mi pareja es una persona maravillosa, cariñosa y espiritual.
    Dejo que el amor de mi corazón sane el pasado, y soy libre.
    Estoy a salvo en el Universo; la Vida me ama y me apoya.
    Estoy descubriendo que soy una persona maravillosa. Elijo amarme y disfrutar conmigo.
    Confío en mi y en mi intuición. Siento mi poder. Abandono mis viejas creencias y la Vida me apoya en cada paso del camino. Tengo casa, alimento y ropa y recibo amor de formas muy gratificantes.
    Hoy me divierto y comparto mi alegría con otras personas que quieren divertirse. Juego con mi niño interior y los dos nos lo pasamos divinamente.
    El Universo, en sonriente reposo, espera que aprendamos que amar incondicionalmente es la mejor manera de vivir, y a eso seguirá una paz, un poder y unas riquezas que aun no nos cabe en la imaginación. Todo esta bien en mi mundo.
    Mi vida esta comenzando y me gusta. Soy una persona nueva en un siglo nuevo.
    Siempre voto; es un privilegio que respeto.
    Mientras reconozco mi valía innata, mi vida se expande y prospera de muchas y deliciosas maneras.
    Soy una luz en el mundo; de algún modo, al estar aquí ayudo a otra persona a respirar mejor. Sigo a mi Estrella Interior y brillo a mi manera única y discreta. Amo la vida.
    Este es uno de los mejores meses de mi vida. Me abro para recibir todo lo bueno que me ofrece la Vida. Me merezco lo mejor, y lo acepto con alegría, placer y gratitud.
    Soy una persona independiente y autosuficiente que lleva las riendas de su vida.
    Los quehaceres domésticos son parte de la vida y los hago con soltura y rapidez. Mi cuerpo, mi mente y mi espíritu están sanos y llenos de una energía ilimitada. Me gusta ser una persona organizada y saber que lo que hago dura.
    Hoy omito alguna de mis rutinas para hacer algo diferente. Cambio algo en la casa, en mi estilo de vida o en el trabajo, y eso nos beneficia a todos. Acepto el cambio y ensancho mis limites.
    Cada día aprendo algo mas sobre las leyes de la Vida y sobre "cómo" pensar para tener una vida sana, dichosa, amorosa y abundante.
    Mientras más cosas agradezco, mas tengo para agradecer.
    Cuando todos y cada uno aprendamos a vivir con un amor incondicional, se acabaran las guerras para siempre, y ese será el mejor regalo para la humanidad. No se puede amar y odiar al mismo tiempo. Contribuyo a crear un mundo amoroso.
    Ocurra lo que ocurra, sé que puedo manejarlo. Soy una persona muy capaz.
    Estoy aprendiendo a hacer afirmaciones positivas. Elijo pensamientos que me alienten y me hagan sentir bien.
    Disfruto de mi buena salud. Amo mi cuerpo y mi cuerpo me ama.
    Tengo una fuerte conexión espiritual con la vida. El Universo me ama y me respalda.
    Mis padres ya no tienen ningún poder sobre mí. Soy libre de vivir mi vida.
    Me estoy creando un buen futuro económico. Mi dinero aumenta día a día.
    Tengo muchísimas oportunidades para realizarme plenamente. Mi mundo esta abierto y receptivo.
    Acojo a nuevas personas en mi vida, sabiendo que antes mis amigos eran desconocidos.
    Ofrezco aliento a los demás y los ayudo a ser lo mejor que pueden ser.
    Exploro nuevas profundidades en mi interior y descubro nuevos tesoros.
    Es una experiencia maravillosa vivir en esta época. Me entusiasma estar aquí.
    Agradezco profundamente al Universo que me haya dado esta increíble vida. Agradezco todas las personas, lugares, cosas y experiencias que llenan mi mundo. La vida es hermosa para todos, y yo contribuyo a ello.
    Fluyo con el perfecto despliegue de mi vida. Feliz y expectante recibo y agradezco las nuevas experiencias.
    Es un privilegio producir nuevas experiencias sólo con el pensamiento.
    Me acuerdo de decirles a mis hijos lo mucho que los quiero y lo maravillosos que son.
    Abrazo la vida y me abrazo a mí con amor y comprensión.
    Ejercito mis músculos mentales. Me lo paso muy bien usando mi mente. Soy una persona muy creativa.
    Cada día elogio a alguien; nunca están de más los elogios.
    Me libero de la necesidad de acusar o culpar, a otros y a mí; culpar es un acto inútil.
    Estoy en conexión con la Totalidad del Universo, y la Divinidad me guía y me protege. Cada día me siento nacer de nuevo en este sagrado planeta. Los regalos de la vida son la paz, el amor y la alegría. Los acepto con gratitud y los comparto con los demás. Juntos creamos un mundo en el que estamos seguros para amarnos mutuamente.
    Hoy nace un día glorioso en mi conciencia. Disfruto de este nuevo siglo y de todo lo que ofrece.
    Me doy todo el tiempo que necesito para hacer las compras navideñas. Siempre compro dentro de mi presupuesto. Me encanta hacer los regalos que hago porque nacen del fondo de mi corazón.
    Este es un mes fabuloso para hacer ejercicio; mantengo en movimiento mi cuerpo.
    Paso de las adicciones y me libero.
    A todos les gustan mis regalos. Compro con facilidad a precios que me puedo permitir. Doy de mí y de lo que soy, porque sé que todos somos uno en espíritu.
    Me libero y libero a los demás para hacer un perfecto viaje de aprendizaje.
    Acepto cada día tal como se presenta y e amor en todo momento.
    Las fiestas navideñas son divertidas y sanas. Las celebro con amigos y compañeros de trabajo de modos que me hacen sentir bien. Estoy a salvo experimentando la abundancia.
    Mi peso es el perfecto para mí. Me quiero, y por lo tanto me protejo con amor. Mi dieta mental, que me hace perder pensamientos negativos, da muy buenos resultados.
    Contribuyo a la armonía que tenemos en el trabajo. Todos nos llevamos muy bien.
    Me doy el tiempo que necesito para trabajar en la aflicción o el duelo. La muerte es una parte natural de la vida.
    Me encanta despertar por la mañana y saludar al glorioso nuevo día.
    Soy libre para experimentar todo lo bueno que ofrece el Universo. ¡Lo acepto, lo acepto, lo acepto!
    Cuido amorosamente el jardín de mi mente. Arranco las hierbas negativas y dejo espacio para que crezcan las afirmaciones positivas.
    Todos los conflictos se resuelven y todo esta bien en mi vida.
    Soy amable y trato con consideración a los demás compradores. Dejo espacio en la calle y en los mostradores. Este es un tiempo de paz. Creo armonía dondequiera que vaya.
    Mi actual trabajo es el canal temporal por donde me llega el bien desde el Manantial Infinito. No corro ningún riesgo si cambio de canal. Cuando uno se cierra, otro se abre. Siempre tengo acceso al Manantial Infinito. Estoy a salvo.
    Mi vida rebosa de libertad y tranquilidad.
    Este año he explorado y expresado mi espectacular yo interior.
    Mi casa es un lugar feliz para vivir. Bendigo a todos los que entran en ella, también a mí. Experiencias placenteras llenan las habitaciones. Me encanta llegar a casa.
    Celebro mi existencia especial aceptándome tal como soy.
    Mis hermanas y hermanos tienen un gran corazón. Somos tolerantes y compasivos y nos queremos. Abro mi corazón a mi familia.
    Todo lo hago lo mejor posible. Cada día me resulta más fácil.
    Me hace feliz cuidar de mí y de los demás; todos nos sentimos dichosos. Me siento absolutamente en paz. Abro mi corazón y de él emana el regalo del amor para todos.
    Esta es la Navidad del nuevo milenio. Soy un regalo de amor dejado en mi mundo. Mis familiares y amigos intercambian los regalos del aprecio y el amor.
    Me doy todo el tiempo necesario para encontrar paz en mi interior; sé que así llegaré a desarrollar todo mi potencial. Mi niño interior lo sabe. Yo soy el salvador de mi vida. Me amo.
    Nos lo pasamos en grande con mis amigos y yo celebrando las fiestas. Dejamos que nuestra creatividad se exprese libremente; nos damos tiempo para reír y siempre agradecemos todo lo que tenemos.
    Me encantan las bromas del día de los Inocentes. Nos divertimos muchísimo con las inocentadas y explorando nuevos territorios. Mi vida es un alegre baile.
    Disfruto siendo un miembro de mi comunidad. Mi autoestima aumenta sin cesar y me permite hacer algo valioso en bien de todos. Siento que recibo infinitas bendiciones.
    Llevo las riendas de mis finanzas, mi salud y mi futuro.
    Todas las respuestas a todas las preguntas que haré en mi vida las tengo en mi interior. Confío en mi intuición. Todo esta bien en mi mundo, ahora y siempre.
    Me hago cargo de mis pensamientos y comienzo a crear el mundo de igualdad que deseo. Hay abundancia para todos. Bendigo a los demás y prospero.
    Creo un mundo seguro donde reina el amor y donde todos podemos ser felices y estar sanos y completos. Me pongo en marcha ahora mismo. ¿Qué estoy esperando?
    Recibo bendiciones que superan mis mas acariciados sueños.
    Ayudo a crear un mundo seguro creando armonía con mis pensamientos.
    Las creencias que tengo, las cosas que pienso y las palabras que digo son muy poderosas; dan forma a mis experiencias y a mi vida. Así pues, lo que haya en mi vida que no me gusta, tengo el poder de cambiarlo.
    Sea cual sea mi pasado, sea cual sea el ambiente del que procedo, empiezo a hacer cambios en este preciso momento. Esta es una idea muy poderosa y liberadora, y cuando creo en ella, se convierte en realidad.
    Aprendo nuevas formas de vivir y cambio mi vida.
    Todo el mundo respeta a quien se respeta a sí mismo. Cuando todos aprendamos a cuidar de nosotros mismos de un modo positivo, a respetarnos, a amarnos y valorarnos, habrá respeto y amor entre todos los seres humanos, hombres y mujeres, de cualquier edad, raza, país o religión, y nos honraremos los unos a los otros.
    Mi vida esta llena de amor y respeto.
    Cuando los pensamientos son de odio, rabia o crítica, las substancias químicas que produce nuestro cuerpo deprimen el sistema inmunitario. Cuando los pensamientos son de amor, paz y comprensión, produce otras substancias químicas que fortalecen y estimulan el sistema inmunitario. Todas las personas de este planeta necesitamos sanar primero nuestro espíritu para poder curar nuestro cuerpo y mantenerlo sano. ¡El amor y el perdón nos sanan a todos!
    Creo paz en mi mente, y mi cuerpo la refleja con una salud perfecta.
    Las respuestas que busco están dentro de mí.
    He de aprender a confiar en el proceso de la vida, que me apoya y me guía siempre que le permita hacerlo. Si me relajo y realmente creo que la vida me cuida y que estoy a salvo, comienzo a fluir con ella.
    Medito sobre cada uno de mis temores y luego visualizo dejándolos caer uno a uno en un riachuelo para que se disuelvan en el agua y desaparezcan arrastrados por la corriente. A continuación, convierto cada uno de esos temores en una afirmación positiva.
    La vida me cuida y me protege. Estoy a salvo.
    Ya es hora de desarrollar mi propia filosofía de la vida y me cree mis propias leyes personales, afirmaciones según las cuales pueda vivir con plenitud, creencias que me apoyan y me nutren.
    Empiezo a crearme mi propia filosofía positiva de la vida ahora mismo. Me creo un universo seguro, rebosante de amor y prosperidad, y así cuido con afecto de mi corazón y de mi alma.
    Me creo un conjunto de creencias que me apoyan y me nutren.
    Mi cuerpo es un templo precioso. Si quiero tener una vida larga y satisfactoria, es necesario que lo cuide. Me alimento de un modo sano, y hago ejercicio. Me nutro también con pensamientos positivos, que me llenen de paz y alegría. Así mantengo ágiles y flexibles mi mente y mi cuerpo hasta el ultimo día de mi vida.
    Amo y respeto mi cuerpo y lo cuido con cariño.
    Siempre encuentro tiempo para expresar mi creatividad.
    Soy libre de elegir mi camino espiritual, que puede tener que ver o no con la religión en que me eduqué. Los momentos de meditación u oración son instantes especiales de mi vida. Mi relación con Dios, la Inteligencia Universal, el Poder Superior o como quiera llamarle, es sumamente importante. Me procuro momentos de silencio y quietud para conectar y comunicarme con la Sabiduría Divina.
    Mis creencias espirituales me apoyan y me reconfortan.
    Me trato con amor y ternura, como desearía que me tratara una persona muy querida. Mi tiempo a solas puede ser tan satisfactorio como el que paso con otras personas, sobre todo si hago de mis pensamientos mis mejores amigos. Empiezo a considerar un regalo mi tiempo en soledad, en mi propia compañía.
    Me amo y disfruto de mi propia compañía.
    Lo mejor que puedo hacer por mis hijos es aprender a amarme a mí mismo, porque los niños aprenden con el ejemplo. Enseño a mis hijos a respetarse a sí mismos y respetar a los demás. Les enseño a hacer afirmaciones positivas, para que sepan lo importantes que son sus pensamientos. Que aprendan que son cocreadores de su vida, y que tienen el poder de hacer cambios. Así, el día de mañana serán adultos responsables, afectuosos y con una gran autoestima.
    Enseño a mis hijos a amarse y valorarse a sí mismos.
    Mi vida y mi corazón rebosan de amor.
    ¿Doy las gracias por todas las bendiciones de mi vida? Recuerdo que al universo le gustan las personas agradecidas. Y recuerdo también que aquello en lo que centro la atención crece y aumenta.


    Fortalezco mi propia autoestima y mi carácter para ser capaz de negarme a hacer lo que no quiero hacer y evitar que se me manipule. Comienzo a detener cualquier comportamiento abusivo desde el principio, aunque parezca algo sin importancia. Analizo los aspectos de mi vida en los que no me respeto ni me valoro, y hago afirmaciones de poder.
    Me concentro en las bendiciones que recibo y las agradezco.
    Soy una persona poderosa y digna de respeto.
    Desarrollo mi sentido del humor. La risa es una forma maravillosa de adquirir una perspectiva diferente, y es un gran tónico para el corazón. Pero recuerdo reírme de un modo sano con los demás, en lugar de reírme de un modo insano de ellos.
    Encaro con sentido del humor todas las experiencias de mi vida.
    Es esencial para mi bienestar que me ame y me aprecie en todo momento. Si hay alguna parte de mi cuerpo con la que no me siento a gusto, dedico cada día un rato a enviarle amor. Le digo a mi cuerpo que lo quiero. Incluso le pido perdón por haberlo odiado en el pasado. Amar a mi cuerpo es importante en cualquier fase de la vida, y es fundamental cuando me hago mayor.
    Elijo amarme y apreciarme en todo momento.
    Bendigo mi trabajo con amor. Me satisface profundamente.
    Si tengo cosas en casa que ya no me sirven, las tiro o regalo a quien realmente las necesite. Limpio mi vida de los recuerdos del pasado y hago el maravilloso presente de un nuevo principio, centrando mi conciencia en la abundancia.
    El universo me proporciona todo lo que deseo y necesito.
    Me siento en silencio y quietud y llevo tu atención hacia adentro. Pienso en todas las veces que me he sentido alegre y feliz, y me permito sentir de nuevo esa dicha. Me visualizo en el futuro sintiendo todavía más alegría y felicidad. Me construyo un mañana lo más sano, brillante y dichoso que pueda. Es mi vida. La vivo como realmente deseo.
    Veo ante mi un futuro plenamente feliz y dichoso.
    Lo que doy, lo recibo de vuelta. Contribuyo a crear los acontecimientos que tienen lugar en mi vida, y soy responsable de ellos. Eso no quiere decir que deba sentirme culpable, sino que tengo poder sobre mi vida. Puedo atraer magnificas experiencias y personas maravillosas, si me creo paz y armonía en mi mente mediante pensamientos positivos. Tengo el poder de hacerlo. Todos lo tenemos.
    Creo paz y armonía en mi mente con pensamientos positivos.
    Me siento en paz con mi sexualidad y con la de los demás.
    Mis años de madurez pueden ser los más gratificantes y luminosos de toda mi vida.
    En lugar de envejecer, simplemente continuo creciendo.
    Mis amigos y yo nos apoyamos de un modo positivo.
    Si comienzo a ahorrar, aunque sea muy poco, puedo avanzar hacia la riqueza. Es agradable ver como van creciendo mis ahorros. Luego puedo invertir y hacer que el dinero trabaje para mí en lugar de trabajar por él.
    Hay una gran abundancia en el universo y está disponible para todos aquellos que amplían su conciencia. Al universo le gusta dar. Tengo permiso para prosperar y me lo merezco.
    Me merezco prosperar. Mis ingresos aumentan constantemente.
    Dejo marchar el pasado y perdono a todo el mundo.
    Acabo con toda critica. Con ella jamás se consigue nada positivo. No me critico. Tampoco critico a los demás.
    Dios, la Vida y el Universo me aman y me aceptan tal como soy, no me juzgan.
    Me amo y me apruebo. Me acepto tal como soy.
    Todos los acontecimientos que tienen lugar en mi vida y todas las personas con las que me relaciono me enseñan valiosas lecciones. Mi vida viene en oleadas, con experiencias de aprendizaje y periodos de evolución y renovación. Necesito partir del espacio de amor de mi corazón y considerar a cada persona en este planeta alguien que necesita ser amado y valorado. Y así el mundo será un lugar mucho mejor para vivir.
    Amo, valoro y apoyo a todas las personas de mi vida.
    Contribuyo a crear un planeta sano donde todos prosperemos y vivamos dichosos y tranquilos. Amo la naturaleza y estoy en armonía con ella, convierto la tierra en un fértil jardín. La tierra es verdaderamente nuestra madre, y la necesitamos para sobrevivir. Si no la cuidamos nosotros, ¿quien lo hará? ¿Dónde viviremos? Procuro que mi relación con la naturaleza sea amorosa y armoniosa.
    Estoy en armonía con la naturaleza. La cuido y la protejo.
    Dios, el Poder Universal ama a todas sus creaciones, y por ello me ha dado el libre albedrío, para que tome mis propias decisiones con toda libertad. Es un poder benévolo y amoroso, que lo dirige todo hacia el bien en nuestra vida cuando se lo permitimos. Es el puro amor incondicional, comprensivo y compasivo, y espera con paciencia a que aprendamos a comunicarnos con él.
    Mi mente esta siempre conectada con la Sabiduría Divina.
    La alegría y la felicidad están en el centro de mi mundo.
    Dejo de juzgarme. Dejo de juzgar a los demás. Todos estamos aquí en la tierra para aprender y crecer. En lugar de juzgar, trato de comprender. Soy amable conmigo y con los demás mientras están aprendiendo. Recuerdo que todos hacemos lo mejor que podemos hacer con los conocimientos, el entendimiento y el nivel de conciencia que tenemos en cada momento.
    Me trato con amabilidad y comprensión, y lo mismo hago con los demás.
    Encuentro mis recursos interiores. Dispongo de magnificas oportunidades para realizarme, muchas más de las que nunca antes habían estado a mi alcance. Es el momento de que me forje mi destino. Me aliento a mí mismo y a los demás, y la vida nos alienta de modos muy especiales. Es necesario que busque y encuentre mis recursos interiores y mi conexión con la Sabiduría Divina. Conecto con ese tesoro que hay dentro de mí y lo utilizo.
    Hago uso de los maravillosos recursos que hay en mi interior.
    Hago actos de amabilidad al azar: recojo lo que los demás hayan tirado al suelo en el campo o en la playa. Hablo con una persona sin hogar. Hago una meditación sanadora por un delincuente. Le digo a mis seres queridos que los amo. Hago un rato de compañía a una persona mayor que vive sola. Los actos de bondad me hacen sentir bien.
    Trato a todo el mundo con amabilidad y cariño.
    Pase lo que pase, sé que soy capaz de afrontarlo.
    Hago una lista de afirmaciones que reflejan mi filosofía positiva de la vida. Me creo un universo seguro. Cambio los pensamientos que no me apoyan ni me nutren. Me alegro y gozo de la buena relación que tengo conmigo. Hago que sea la mejor y más amorosa que pueda tener. Me trato con mucho cariño, con amor y humor. Disfruta de mi vida y la lleno de risas. Todo esto constituye una parte muy importante de la evolución de mi alma.
    Lleno mi mente de pensamientos positivos, creativos y amorosos.
    Hago lo que me gusta y me llegara el dinero. Ama lo que hago y me llega el dinero. Tengo derecho a ganarme bien la vida y disfrutar haciéndolo. Busco la manera de hacer algo que me gusta. La vida me muestra el camino hacia la prosperidad y la abundancia. El trabajo lo transformo en juego y diversión, me resulta no solo agradable y gratificante, sino también muy provechoso en el aspecto material. Convierto mis pensamientos en pensamientos de prosperidad y veo como atraigo a mi vida el trabajo que deseo, satisfactorio y muy bien remunerado.
    Me merezco ganarme bien la vida y disfrutar haciéndolo.
    En lo más profundo de mi ser, hay un manantial infinito de amor, alegría, felicidad, paz y sabiduría. Cierro los ojos un momento y conecto con esa parte de mí que sabe lo que necesito. Es mi guía interior, mi yo superior. Siento su amor, y le permito crecer y expandirse. Permanezco en contacto con mi Sabiduría Interior, y tengo una vida maravillosa: sana, gratificante, creativa, dichosa y llena de amor.
    En todo momento recibo la guía divina.
    Contribuyo a sanar la sociedad de un modo creativo y amoroso.
    Recuerdo que al Universo le gustan los gestos simbólicos. Ordeno mi hogar y procuro mantenerlo ordenado, veo como se me van aclarando las ideas y voy viendo cada vez mejor lo que quiero hacer y cómo realizarlo.
    Al ordenar mi hogar, ordeno también mi mente.
    Formo una unidad con todo lo que existe, y a la vez soy ser independiente, persona que tiene su propio camino que recorrer, único y especial. Me respeto a mí mismo y respeto también a los demás. Respeto las ideas y la senda de cada una de las personas que forman parte de mi vida. Comprendo que no tienen porque ser como las mías. En lugar de tratar de convencer, trato de comprender, y sigo con constancia mi propio camino, sin dejarme influir por el ejemplo negativo de otras personas.
    Sigo con constancia mi camino, único y especial.
    Tengo el poder de cambiar mi vida de tal manera que llegue un momento en que ni siquiera reconozca a mi antiguo yo. Paso de la enfermedad a la salud, de la soledad al amor, de la pobreza a la abundancia y la plenitud. Siento que soy una persona creativa y poderosa. Tenga la edad que tenga, hago que el resto de mi vida sea un tiempo maravilloso. Inspiro la plenitud y la riqueza de la vida.
    Voy convirtiendo en realidad todo mi gran potencial.
    Cuando siento inquietud, aflicción y congoja, me tomo el tiempo necesario para entrar en mi interior y conectar con mi Sabiduría Interna. Dispongo de muchos recursos que me ayudan a conseguirlo; leer un buen libro, escuchar música que me relaje, pasear por la naturaleza, meditar o rezar una oración que me reconforte... así logro acceder al tesoro de Sabiduría que guardo en mi interior y me conecta con la guía Divina.
    Conecto con mi sabiduría interna y la zozobra se convierte en paz.
    Siempre estoy a salvo. Es solo un cambio.
    Cambio todas las reglas y me creo una fantástica vida propia. Avanzo hacia el futuro conociendo y utilizando los tesoros que tengo dentro, solo lo bueno me aguarda. Y entonces, mi partida del planeta, cuando llegue la hora, será otra maravillosa experiencia, apacible y serena.
    Vivo el amor, la luz y la alegría sin limites.
    Irradio energía sanadora hacia todo el mundo.
    Me abro para experimentar todo lo bueno que me ofrezca la vida. Vivir es una magnifica aventura: la disfruto, la aprovecho, le saco todo el partido que puedo. Gozo de la vida y aprendo cada día las lecciones que me enseña. Vivo intensamente cada uno de los instantes que se me ofrecen. Recuerdo que el poder está siempre en el momento presente.
    Mi vida es una magnifica aventura.
    La vida siempre es buena. Todo está bien en mi mundo.
    Cierro la puerta de las viejas heridas y perdono a todo el mundo; me perdono también a mí. El amor me rodea, ahora y para siempre.
    Disuelvo y dejo marchar los viejos agravios y penas.
    Tengo en mi interior una guía y una Sabiduría Divinas. Nunca estoy solo. La Divinidad siempre está a mi lado, amándome y protegiéndome. Cada persona es una joya excepcional, con dotes y capacidades únicas. Disfruto de mi yo único y especial.
    Formo una unidad con el Poder y la Sabiduría del universo.
    Le doy a la vida y le doy a mis seres queridos lo mejor de mí, porque lo que doy vuelve a mí multiplicado y la mejor manera de recibir amor es darlo. Abro mi corazón y dejo fluir libremente el amor y la alegría.
    Me resulta fácil dar amor a los demás.
    Renuevo mis pensamientos. Hago que sean mis mejores amigos y configuren mi mundo de manera positiva. Que sean pensamientos que me consuelen y me reconforten. Que sean pensamientos agradables, amistosos, risueños y llenos de amor. Que sean pensamientos sabios e inspirados, y me ayuden a viajar por este año con armonía, dicha y paz.
    Renuevo mis pensamientos y mi vida y los lleno de amor y serenidad.
    Mi familia se enorgullece de mí. De buena gana acepto sus elogios y me esfuerzo por demostrarles mi gratitud y mi reconocimiento.
    Durante todo el día algo me lleva a tomar las decisiones correctas. Sólo deseo aquello que es para mi mayor bien.
    Me trato como a un ser muy amado. Dondequiera que vaya, con quienquiera que me encuentre, siempre está el amor esperándome.
    Sólo puedo recibir aquello para lo cual mi conciencia está receptiva. Cuando siento que me falta algo sé que es el momento de abrirme y probar cosas nuevas. Siempre puedo expandir mi conciencia.
    Todo se resuelve para mi mayor bien. De esta situación sólo puede resultar algo bueno. Estoy a salvo.
    Tengo el derecho de expresarme de formas creativas que me satisfagan profundamente. Hoy me lo paso muy bien.
    Los profesionales de la salud que me atienden respetan mis decisiones respecto a los tratamientos. Formamos un equipo sanador; me relajo y confío plenamente en que estoy en buenas manos.
    Cuando estoy de vacaciones dejo atrás todas mis preocupaciones y sencillamente disfruto del momento presente. Qué fabuloso es sentirse bien.
    Con mis pensamientos y palabras hago sitio en mi cuerpo, mi mente y mi espíritu para que el amor y la alegría fluyan abierta y libremente hacia mí.
    Sé que está bien decir no cuando no me apetece o no me viene bien salir, prestar algo, hablar por teléfono o hacer cualquier otra cosa. Sé que mis amigos y familiares lo aceptan y lo entienden.
    Visualizo un mundo de paz y abundancia.
    Siento la armonía y la unión entre las gentes y contribuyo a lograrlas.
    Soy una persona organizada, eficiente y abierta a las ideas nuevas y creativas.
    Hoy siento que algo me lleva hacia mi mayor bien y lo acepto con gratitud.
    Tiendo la mano a la gente necesitada.
    Digo una palabra amable a una persona sin hogar; visito a un anciano solitario de mi barrio; consuelo a un niño que está triste.
    Ayudo siempre que puedo.
    Actúo del modo más apropiado en todo momento.
    Floto en el océano de la vida, y mis pensamientos están anclados en la Verdad y el Amor.
    Siempre sé hacia dónde voy y cómo llegar.
    En mi vida ocurre un milagro tras otro.
    Acepto los milagros sanadores en mi vida y en mi mundo.
    Mis procesos corporales son normales y naturales. Acepto mi cuerpo; sé que es hermoso, magnífico y maravilloso.
    Mis cosas siempre se solucionan de la mejor manera.
    Todas mis células reaccionan de forma positiva a mis imágenes mentales positivas.
    Genero fuerza e inmunidad ante las situaciones negativas. Me resulta fácil aceptar la salud perfecta.
    Inicio cada día con gratitud, y por la noche duermo con mis ángeles. Sé que estos amorosos amigos están siempre conmigo y que puedo acudir a ellos en cualquier momento.
    Combino las afirmaciones positivas con un programa de ejercicios que me va bien.
    Mi cuerpo responde con rapidez a todas las situaciones.
    Me encanta comer buenos alimentos y dormir bien por la noche.
    Toda situación difícil que se me presenta es una experiencia de aprendizaje; estoy aprendiendo a sumergir cada situación en el profundo pozo del amor que nos une a todos.
    Quiero a mis amigos y encuentro tiempo para estar con ellos siempre que puedo. Si no tengo tiempo para verlos les envío una tarjeta, les llamo por teléfono o les bendigo mentalmente.
    Inundo de amor mi casa, que es un verdadero cielo en la Tierra.
    Veo la bondad de la vida.
    Vivir en el momento presente me permite entrar con alegría y seguridad en todas las nuevas experiencias que voy encontrando en mi camino.
    Hay que aceptar a los demás tal como son y sin pretender cambiarlos a nuestro gusto.
    La felicidad no se halla en la gloria, en los placeres, en el dinero, en la fama; no se halla fuera de nosotros mismos; está dentro, muy dentro de nosotros; y, por lo tanto, nosotros y solamente nosotros, somos los que podremos darnos la felicidad.