Bienvenidos al Portal de Angel de la Guarda / On line desde 2003 / contacto: info@angeldelaguarda.com.ar
 
Google
 

 

ORACION DE SANACION
Redactada por el Hermano Ruben Darío Cáceres, M.S.P.

Se recomienda hacer oración de alabanza a Dios, alzando las manos bendecir y glorificar a Dios padre, Hijo y Espíritu Santo. (Orar en lenguas si se tiene el don )
Se debe orar la "Oración de Protección con la Sangre Preciosa de Cristo Jesús". Pedir perdón a Dios por nuestros pecados en oración, luego perdonar a las personas que nos han dañado, rechazar a Satanás y renunciar a toda brujería y ocultismo.

Y ahora con confianza dile al Padre Amoroso del cielo:

"Padre Santo, Padre lleno de Amor y misericordia para mí y mi casa, en el Nombre de Jesucristo tu Hijo Amado, reclamo lo que tu Palabra dice respecto a la sanidad. ISAIAS CAP.53, 4 a 5. Ciertamente llevó él nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores; y nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido. :5 Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por sus llagas fuimos nosotros curados.

Al hacerlo creo y declaro que tu Palabra no volverá vacía sino que realizará lo que dice ISAIAS Cap. 55:11 así será mi palabra que sale de mi boca; no volverá a mí vacía, sino que hará lo que yo quiero, y será prosperada en aquello para lo que la envié. Padre que de Tí nos viene la salud y sanas mis enfermedades, y que por las llagas de tu Hijo Jesucristo esta enfermedad (dolor, cáncer, sida, piedra, alcoholismo, etc. quede destruido) Y lo rechazo de mi, de mi vida, de mi cuerpo, fuera de mí, fuera de mí, "yo" ( di tu nombre) lo rechazo, y recibo la salud que Dios me da a través de los méritos y las llagas de Cristo Jesús, pues su palabra me asegura que Jesús tomó en la Cruz mis enfermedades y mis maldiciones, 1ª de Pedro 2, 24, y llevó mis dolencias, Mateo 8,17 ; 2:24, quien llevó El mismo nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero, para que nosotros, estando muertos a los pecados, vivamos a la justicia; y por cuya herida fuisteis sanados y 8:17 para que se cumpliese lo dicho por el profeta Isaías, cuando dijo: "El mismo tomó nuestras enfermedades, y llevó nuestras dolencias."

Por la autoridad de esta palabra escrita confiadamente declaro que yo (di tu nombre) he sido redimido de la maldición de la enfermedad y rechazo y no tolero mas sus síntomas en mí. Satanás te hago saber, en el Nombre de Jesucristo, que tus principados, tus potestades, tus espíritus que gobiernan las tinieblas de este siglo, y tus huestes espirituales de maldad en las regiones celestes, están atados y amordazados y por la Sangre de Cristo quedan sin poder, y de ninguna manera pueden obrar contra mí, mis hijos y familia, casa, trabajo, pertenencias, y medios de transporte. Y así quedo libre de tu opresión por esta enfermedad y soy propiedad de Dios Todopoderoso y no te permito ningún lugar en mi vida y en la de mi familia y vecinos de este lugar y yo ´moramos al abrigo de Dios Altísimo; y habitamos y permanecemos fijos bajo la sombra del Omnipotente cuyo poder ningún enemigo puede resistir. Salmo 8:1 Levántese Dios, sean esparcidos sus enemigos, y huyan de su presencia los que le aborrecen. 68:2 Como es lanzado el humo, los lanzarás; como se derrite la cera delante del fuego, así perecerán los impíos delante de Dios. 68:3 Mas los justos se alegrarán; se gozarán delante de Dios, y saltarán de alegría. 68:4 Cantad a Dios, cantad Salmos a su Nombre;

Ahora Padre, porque te reverenciamos, te adoramos y te damos gracias, tenemos seguridad en tu palabra de que el Angel del Señor acampa alrededor de mi casa, mi trabajo, pertenencias y principalmente alrededor nuestro y nos libra de todo mal y nada malo acontecerá a nuestros familiares y alejarás toda plaga de enfermedad, calamidad, miseria, vicios de mi casa, y confieso que tu Palabra, permanecerá en mi hogar, y que nos dé a todos perfecta integridad de mente.

Tu palabra está dentro de mí y quiero que esté dentro de todos mis hijos, esposo(a), padres, hermanos, etc. Dándonos sanidad completa a nuestro cuerpo, alma y espíritu, nos sanas desde lo más íntimo y profundo de nuestra naturaleza, hasta las coyunturas y la médula de nuestros huesos.

Prov.4:20 Hijo mío, estáte atento a mis palabras; inclina tu oído a mis razones .21 No se aparten de tus ojos; guárdalas en medio de tu corazón, .22 Porque son vida a los que las hallan, y medicina a todo su cuerpo.

La palabra de Dios es medicina y vida para nuestra carne, la ley del Espíritu de vida obra en nosotros y nos dá libertad de la ley del pecado y de la muerte. ROMANOS 8:2 Porque la ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús me ha librado de la ley del pecado y de la muerte. Por eso yo y toda mi familia, tenemos puesta toda tu armadura. El escudo que nos protege contra los dardos del fuego maligno. Jesucristo es el Sumo y Eterno Sacerdote y victima con quién ofrezco todas mis penas, miseria, alegrías, enfermedades al padre por la santificación de la iglesia especialmente por los sacerdotes de mi comunidad y del mundo.

Y yo y mi familia nos mantendremos firmes en nuestras declaraciones de Fé en tu palabra Padre Santo y permaneceremos firmes con la plena seguridad de que por quienes hemos intercedido tienen salud ahora en el Nombre de Jesucristo. Amén, Amén, Amén.

Gracias Padre Amado, Bendito y alabado seas por siempre, alabado seas, por Jesucristo tu Hijo amado, en quien recibe mis gracias por manos de María, Gloria, Gloria a Tí Señor, Amén, Amén, Amén, Amén, Amén.

Por último darle gracias a Dios por lo que hemos recibido y que el enfermo ya sanado diga; "por las llagas de Cristo, yo he sido sanado"